La lectura genera pensamiento crítico

 
 
Así lo afirmó la escritora Claudia Piñeiro, en el marco de la charla abierta que brindó en nuestra Facultad. El encuentro, organizado por la Agencia Universitaria de Noticias y Opinión (AUNO), contó con la participación de más de 250 estudiantes, docentes y miembros de la comunidad.
 
La presentación de la actividad estuvo encabezada por el director de la AUNO, Daniel Míguez, quien abrió la ronda de preguntas, tras destacar la obra literaria de la autora y su “activo rol en el debate sobre la despenalización del aborto”.
 
Piñeiro aseguró que lo que escribe “siempre está muy pegado al aquí y ahora, y tiene una mirada social. Es difícil no tomar partido ante determinados temas, no digo que todos me convoquen, pero hay temas en los cuales no decir nada es también tener una posición. En el debate del aborto, no decir nada es una posición”, sostuvo la escritora y consideró que “mostrar que hay distintos puntos de vista para una situación también ayuda a la democracia”.
 
En relación a los costos por manifestar su postura, la autora de “Las viudas de los jueves” dijo que nunca la insultaron “tanto como en los últimos tiempos”, pero aseveró que no se hubiese “sentido cómoda no habiendo dicho nada”. Si bien la pérdida de lectores es una posibilidad, la escritora evaluó que “no son costos tan altos”, como en el caso de las actrices.
 
Según indicó Piñeiro, “hay todo un nuevo movimiento de mujeres que tomaron la iniciativa y no están dispuestas a volver atrás”,  lo cual se generó “una hermandad que antes no existía”. En ese sentido, consideró que hoy “la sociedad está preparada para escuchar ciertas cosas sin culpar a la víctima”.
 
Más adelante, la guionista reflexionó sobre el lenguaje inclusivo y el “rechazo” que genera el uso de la “E” en comparación con la “X” y el “@”. “Creo que tomó consistencia porque se puede decir. Los otros solamente se podían escribir”, consideró. Aunque le cuesta usarlo “por una cuestión de costumbre”, la escritora vaticinó que se instalará "cuando todos aceptemos que no hay dos géneros”, pues el lenguaje inclusivo "comprende algo que no tiene forma de ser nombrado”.
 
Sobre la industria editorial, la escritora denunció que “está quebrada”, tras dos años de pérdidas en las ventas, y atraviesa un “muy difícil momento”, al igual que el periodismo.
 
Al final del encuentro, Piñeiro recordó su trayecto desde las ciencias económicas hacia el mundo de las letras. “Lo que sos se va definiendo a lo largo de muchos años", dijo la guionista y agregó: "Yo soy esa que estudió contadora, que estudió guión, que estudió dramaturgia, y soy un montón de cosas que se van sumando hasta encontrar lo que uno finalmente es”.